A LAS ÓRDENES DE BANCOS

 

La buena vida es disfrutar de los placeres de la gastronomía, los viajes para conocer el mundo y dilapidar dinero con compras de bienes y servicios al por mayor. Este es el caso de Grecia que durante muchos años ha vivido con un estilo de vida principesco derrochando dinero prestado. Ha vivido con los préstamos de los bancos europeos y del Fondo Monetario Internacional y, hoy que no está dispuesto a pagar los intereses de sus acreedores se sume en una crisis económica que tiene repercusiones en las bolsas de valores del mundo.

Después de someter a los ciudadanos griegos al referéndum y votar por la negativa de no aceptar las condiciones de recortes económicos, de pensiones y mayores impuestos, el gobierno heleno reculó en sus pretensiones y hoy día está tomando las medidas para recibir un tercer rescate a su economía.

Todo país que tiene fundada su economía y su desarrollo en los préstamos de los bancos internacionales terminan por agotar sus existencias monetarias y de nuevo vuelven a pedir prestado, y para que les otorguen necesitan cumplir con una serie de requisitos.

Y este es el caso de México, que con sus mencionadas reformas estructurales quiere decir que se pusieron a las órdenes de los bancos internacionales para reformar la vida burocrática y social, los hidrocarburos, las telecomunicaciones, la educación y los impuestos que lesionan la vida ciudadana de los mexicanos.

Estamos a merced de los países más ricos que imponen su visión de desarrollo, de ahí vienen los modelos educativos, los programas de televisión que forjan el modelo de vida de nuestros hijos; de ahí vienen las vacunas y la tecnología; los empresarios de fábricas de automóviles. Somos un país maquilador, no se apoya la tecnología mexicana ni se motiva a los emprendedores de nuestra patria.

Lamento que no tengamos un nacionalismo propio, una cultura y una educación de nuestras propias raíces originales. Lamento que no tengamos identidad y que sólo se copie el estilo de vida de los países extranjeros. México es un país rico en bienes naturales, en la sensibilidad y el talento de sus ciudadanos; en culturas ancestrales, en historia; en hidrocarburos.

Tiene la capacidad para ser un país autosuficiente, con una economía que no dependa de préstamos internacionales, para ser próspero y tener una identidad de vanguardia. México y Grecia tienen valores comunes: historia, dioses antiguos, arte. Civilizaciones que son ejemplos para el mundo.

Los jonios y los helenos formularon los principios de la filosofía y se erigieron en los fundadores de las lenguas romances que hoy son los idiomas de las naciones europeas y latinoamericanas.

Deber dinero no es bueno, pedir prestado y pagar intereses por siempre no es sano para la economía. Es lamentable que no se sepa administrar el dinero y llevar una vida ficticia, el derroche es actitud efímera.

DESABASTO.- También lamento que en el IMSS de esta ciudad no me surtan la Levomepromazina, desde hace tres meses que no me la dan porque, según afirman, no lo surten de oficinas centrales. Me atienden bien, pero la falta de un medicamento me causa problemas.

ESPINUDO.-En días pasados se llevó una sorpresa mi esposa, porque al amanecer ya no encontró la maceta de su Espinudo, al que le tenía mucho aprecio. Alguien se metió a mi casa y perpetró su obra. Si le vendieron esas flores por personas extrañas, recuerde que son robadas. Devuélvala y recibirá una gratificación.