LA DEMOLICIÓN


 

   

 

  

 

A partir del mes de abril empezó la demolición del antiguo mercado, se derrumbaron las paredes, se desmanteló el techo de estructuras metálicas y los escombros se amontonaron fuera de las áreas demolidas.

Bloques en pedazos, restos de concreto, varillas retorcidas, polvo, todo un edificio quedó reducido a nada, sólo el recuerdo de lo que fue quedó para la memoria histórica de Hecelchakán.

 

Volver