LA GARRAPATA


 

 

 

 

Pech es un apellido maya que significa garrapata. La garrapata es un ácaro de ocho patas que no es un insecto sino que pertenece a la familia de los arácnidos. Su nombre científico es Rhipicephalus sanguineus y se dividen en dos familias, la Ixodoidea y la Argasidae que se dividen en numerosas variedades.

 

No es su repugnancia lo que atrae la atención de los mayas hacia esta diminuta araña, sino su significado. La vida era un movimiento cíclico en todos los ámbitos: en la naturaleza, en las actividades del hombre, en la comida, en los colores de la vestimenta, en las actividades de los dioses…y en los apellidos que los mayas perpetuaron para siempre en el ciclo generacional de sus descendientes.

 

La esencia de su cosmovisión tienen a la vida y a la muerte como los ejes sobre los que se sostiene la presencia del género humano sobre la tierra y, en ese sentido, mitigar los efectos de la muerte era uno de los propósitos que regían sus rituales.

 

La muerte era un apagarse lentamente hasta desaparecer, por eso utilizaron la metáfora de la garrapata para simbolizar la presencia de la muerte: la oscuridad chupa y chupa hasta desaparecer en un átomo de nada. En recuerdo de esta universal ley de la vida los mayas determinaron que la garrapata era lo más cercano parecido a la muerte.

 

En la vida te chupa el dolor, te chupa la tristeza, chupan las tragedias, chupa la infamia, los cobardes, los traicioneros, para morir y renacer o para desaparecer para siempre. La garrapata es el símbolo de la muerte y el apellido Pech es para recordar que tenemos que enfrentarla, combatir y vencerla.

 

En la cosmovisión de los mayas la muerte no era algo que no se sabía cuando iba a llegar, por el contrario se sabía que al llegar la adolescencia empezaba el tiempo del dolor, y un ritual muy importante era el Caputzihil que significa renacer, se practicaba para atenuar la presencia de Ah Puch. Se tenía copada a la muerte, toda la vida cotidiana de los mayas tenían como propósito no permitir que la muerte dejara sentir sus mortíferos efectos.

 

Voy a dar unos ejemplos de cómo los apellidos mayas se interrelacionan unos con otros para dar un sentido de visión cíclica y universal que nos permita entender que la vida no es un misterio ni es algo desconocido. Los apellidos Pech Chan significan Garrapata pequeña, porque así es la muerte, pequeña, no hay que temerle. Pech May significan Garrapata con pezuña, porque la muerte hiere como con la punta filosa de un objeto punzo cortante. Pech Yah significa Garrapata que duele, porque así duele la muerte. Pech Chi tiene el significado de Boca de garrapata, porque esa boca succiona como el mundo que nos hace ver espejismos. Y así hasta combinarse con todos los apellidos mayas existentes, unos son oscuros y otros son luminosos.

 

La garrapata es una metáfora, es el símbolo de la presencia del hedor repugnante de la muerte y hay que aplastarla para que reviente como un sapo despreciable. No al suicidio, no al aborto, no a las drogas, no al alcohol, no al chantaje, no a la traición, hay que aplastarlos para que no hagan daño a la sociedad.

 

Pech es el apellido que significa garrapata y nos recuerda que la muerte es insignificante, es inútil y no hay que temerle, antes que retroceder hay que enfrentarla, combatir y vencerla para siempre.

 

Fotografía de Internet.

 

Volver

 

Página principal