ESCUELA NORMAL RURAL “JUSTO

SIERRA MÉNDEZ”, DE HECELCHAKÁN


 

 

 

79 años han pasado ya desde que esta benemérita institución docente fuera fundada, 79 años de labor educativa ininterrumpida esparciendo las semillas del saber por toda la patria mexicana.

Casi una centuria preparando con ahínco y sin descanso a sus hijos normalistas, las futuras generaciones de maestros que, armados con sus libros, su paciencia y su cariño, irán por todos los rincones del país a enseñar a nuestros hijos.

Fue el 13 de abril de 1930 cuando se funda la Escuela Normal Rural “Justo Sierra Méndez” en el ex convento franciscano contiguo a la iglesia parroquial de esta ciudad, siendo la sede original que cobijó las primeras generaciones de maestros.

Fue director fundador un hombre visionario, hijo bienamado de este pueblo, Prof. Don Juan Pacheco Torres, hombre de gran temple y férrea voluntad, gracias a cuyos esfuerzos fue posible la fundación de la primera escuela normal en el sureste mexicano.

Durante estos primeros años maestros y alumnos desarrollan una amplia labor agropecuaria cultivando frutales y legumbres en los patios traseros del ex convento en un terreno de aproximadamente 50 metros cuadrados, además de contar con aves de corral, cerdos, abejas, conejos y un establo que les proporcionaban productos del campo, complemento de su alimentación.

Es en los años 1936 a 1937 cuando se construyen las instalaciones en terrenos de la hoy escuela normal, contando con aulas, dormitorios, teatro, instalaciones deportivas, alberca, casas para familias de los maestros y otras construcciones accesorias, siendo en estos años presidente de la república el Gral. Lázaro Cárdenas.

Es justo mencionar el apoyo de un hombre firme y decidido que siempre diera muestras de cariño a esta escuela y que incluso donara una estación radiodifusora, XBLA, la primera en el campo en Campeche, con potencia de 850 kilociclos, me refiero al Gral. Francisco J. Mújica, ministro de Comunicaciones y Obras Públicas.

Desde esos primeros años a la fecha, muchos han sido los ex alumnos distinguidos que por sus aulas han pasado, podemos mencionar al licenciado y coronel Dn. José Ortiz Ávila, ex gobernador del Estado de Campeche, originario de esta ciudad de Hecelchakán, y tantos personajes que hoy ocupan puestos de mucha responsabilidad en diversas instituciones públicas.

 

 

Continúe esta institución esparciendo por todos los rincones de la patria a maestros normalistas que llevan la semilla del saber y siembran y fecundan los rincones más ignotos, y cuando de nuevo vuelvan sus plantas a pisar el suelo de esta escuela sientan la misma emoción que uno de sus ex alumnos plasmó con estas palabras: “Mi respeto y admiración a los hermanos normalistas que, aunque lejos de la escuela, aún llevan en el corazón el cariño y la inefable dicha de regresar a la misma y poder expresar con orgullo infinito: ¡Soy normalista!, ¡egresado de Hecelchakán!, ¡hijo eternamente agradecido!” (M. J. Medina E., revista Voces Nuevas, 1982).

Adelante escuela normal, continúa con tu sagrada labor educativa, adelante maestros normalistas, el fuego del saber lleven a todos los rincones, enseñad a los hijos de México, que todos aprendan a leer y escribir. Realiza tu labor docente con cariño y paciencia cantando los versos del Himno Normalista:

 

Normalista, trabajar es la misión

que redime, que salva y ennoblece,

con la labor el entusiasmo crece

de salvar a la raza y la nación.

 

Normal rural, madre querida

en ti se forjan almas fuertes,

las enseñanzas que tú viertes

serán la guía de mi vida.

 

Sabré batir a la ignorancia,

cual luchador de infatigables manos

y del trabajo la constancia

redimir a los indios mis hermanos.

 

Letra: Juan Pacheco Torres, Fernando Angli Lara, Ramón Berzunza Pinto. Música: Alfonso García C.

 

Volver

 

Página principal