LOS CUATRO BARRIOS

 

           La ciudad de Hecelchakán está dividida en cuatro barrios que se llaman La Conquista, San Antonio, San Juan y San Francisco. Los barrios eran una forma de administración urbana que se estableció durante la colonia para mantener el control de las diversas clases sociales. Enseguida se realiza una reseña breve de la historia y los personajes que dan nombre a esta división territorial de nuestra ciudad.

 

 

LA CONQUISTA.- El 13 de agosto de 1521 es tomado prisionero Cuauhtémoc, el último emperador de los mexicas, cae la ciudad de Tenochtitlan en manos de los españoles y de los pueblos indígenas aliados, y así se da por consumada la conquista de México que en adelante será llamado la Nueva España.

Este acontecimiento pone fin a la era de esplendor de los pueblos de Mesoamérica y da principio al establecimiento de una nueva visión de entender el mundo con la imposición de nuevas formas de gobierno, religión y ciencias que, hasta entonces, se habían desarrollado en el nuevo mundo con un alto sentido de civilización autóctona.

También origina una nueva identidad que hasta los tiempos actuales continúa forjándose. Aparentemente el mundo nativo desapareció con el choque de culturas, pero el mestizaje que se produjo continúa amalgamando la visión europea y el espíritu ancestral que subsiste bajo la corteza de la realidad actual.

Desde 1517 se realizaron las primeras expediciones a las nuevas tierras descubiertas y en 1519 Hernán Cortez llega a tierras mexicanas con un grupo de hombres. Realizó alianzas con los pueblos totonacas, tlaxcalteca y muchos otros pueblos indígenas que estaban cansados del yugo de Tenochtitlan al que ofrecían tributo y hombres para ser ofrecidos en sacrificio a sus dioses.

Estas circunstancias que laceraban a los pueblos nativos generaron un rechazo al imperio azteca que los españoles capitalizaron para aliarse y marchar conjuntamente para llevar a cabo la conquista de los mexicas.

De 1519 a 1521 tres emperadores aztecas trataron de detener la fuerza hispana sin conseguirlo. Moctezuma, Cuitláhuac y Cuauhtémoc estaban convencidos de que la profecía del regreso de Quetzalcóatl se había cristalizado en la llegada de los hombres blancos por los mares del Oriente.

La codicia por el oro y las piedras preciosas alentaban el ímpetu de los aventureros. En el sitio de Tenochtitlán participaron 200 mil hombres nativos, 900 españoles, 80 caballos, 17 hombres de artillería, 13 bergantines y 6 mil barcas de escasas dimensiones.

Con la caída de la gran Tenochtitlan el imperio del sol se oscureció y la nueva religión impuso el dogma del pan y la sangre de Cristo. En la actualidad se rige la vida mexicana por la libertad de cultos y una perspectiva pluricultural y étnica

SAN ANTONIO DE PADUA.- Nace el 15 de agosto de 1195 en Lisboa, Portugal y muere en Italia el 13 de junio de 1231. Sus reliquias se encuentran en la ciudad de Padua, Italia. Su verdadero nombre es Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo.

Fue enviado a Marruecos a predicar y convertir a los herejes, pero en el camino se enfermó de hidropesía. Al tratar de volver a Europa una tormenta lo desvía a la isla de Sicilia. Se traslada a Asís en Italia y de ahí a la Ermita de San Paolo en Forli.

Dice su biografía que conocía a fondo las sagradas escrituras y tenía grandes facultades para la predicación, que se reunían multitudes enteras para escucharlo. En una ocasión los habitantes de un pueblo no querían escucharlo y se acercó al mar pidiéndole a los peces que salieran a escucharlo y una multitud de estos salieron a la superficie moviendo la cabeza en señal de aprobación.

Se le representa con el niño Jesús en sus brazos, con un libro en la mano, con un lirio o con un asno. Fue canonizado por el Papa Gregorio IX el 30 de mayo de 1232. Pío XII lo declaró Doctor de la Iglesia el 16 de enero de 1946.

En muchos lugares tienen la tradición de ponerlo de cabeza el día de su fiesta (13 de junio) para encontrar novio o para tener un buen marido, sin embargo la Iglesia Católica califica esta costumbre como “superstición”.

SAN JUAN.- Era un judío pescador de Betsaida en Galilea, hijo de Zebedeo y Salomé y hermano de Santiago el mayor. Es autor del cuarto evangelio, de tres cartas y del libro Apocalipsis. Murió en Efeso, Grecia, hacia el año 100 de la era cristiana cuando tenía 94 años.

Algunos versículos del libro Apocalipsis que escribió, son: El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo practique la justicia todavía; y el que es santo santifíquese todavía…Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último…Bienaventurados los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad…Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana…Y el espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que oye diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera tome del agua de la vida gratuitamente…

SAN FRANCISCO.- La vida del santo de Asís ha sido muy difundida, y ya antes he escrito un artículo al respecto, por lo cual no insistiré en el tema.

Historia y personajes bíblicos son parte de la memoria colectiva de Hecelchakán. Es satisfactorio aprender de quienes van modelando el perfil de la dinámica del mundo. Cuatro barrios con cuatro historias notables.

 

Bibliografía: corazones.org

                    Wikipedia