LUCHAR POR EL AMOR Y LOS IDEALES

  

         César Alejandro Gutiérrez Euán es el autor del cuento “Cansada de morir a cada instante”, donde la protagonista es víctima de la violencia de su esposo, su hijo muere y al final su mismo esposo la ingresa por la fuerza a un manicomio donde muere después de una vida de sufrimientos.

César cree que la juventud actual vive la problemática de la desatención de los padres y que los medios de comunicación generan información de violencia que se refleja en la vida actual de la sociedad y, particularmente, de los jóvenes. Dice César:

-La violencia y los problemas es lo que viven los jóvenes en su familia, no se vive el amor ni el sentimentalismo sino la cruda realidad y esto lo reflejan los jóvenes en su rebeldía.

Menciona que en los medios de comunicación hay amarillismo y formas de vida que posteriormente la sociedad pone en práctica como modelo de vida.

-En las telenovelas vemos de todo, dice César Alejandro, tiene cosas buenas y cosas malas que hombres, mujeres y jóvenes llevan a la práctica en su vida diaria. En las familias no hay comunicación, en lugar de contar cuentos o platicar se van a la televisión.

Y recalca enfáticamente:

-No creo que alguien que vea telenovelas le vaya a contar cuentos infantiles a sus hijos.

Gutiérrez Euán escribe cuentos, practica música y también estuvo en el taller de teatro de la escuela. Afirma que los espacios culturales son importantes y necesarios para la juventud por lo que se deben de poner a disposición de los amantes del arte.

-En cada poblado de todo el país debe haber un espacio cultural para que los jóvenes no se dediquen al ocio. Tal vez tengamos escondido dentro de nosotros un nuevo Picasso o un nuevo Da Vinci, pero no lo podemos expresar, porque los espacios culturales son indiferentes para muchos.

Recalca su deseo para una juventud sana:

-Mi mensaje es que la juventud no se ponga trabas para lograr sus metas, que le echen ganas y si tienen una vocación que la exploten que es una mina de oro.

Dice del amor que la juventud ya no cree en él y se confunde con el placer sexual y también lamenta la falta de ideales en los jóvenes.

-Parece ser que ya no tenemos ideales, los ideales de hoy son el placer de las cosas carnales, la juventud debería tener ideales al 101 por ciento, pero desgraciadamente no es así.

Se confunde el amor con el placer, se quiere a una muchacha por amor, pero el amor se pinta de placer y el placer se pinta de amor. Yo le digo a la juventud que crea en el amor, que luche por sus ideales, nos ponen trabas, pero hay que superarlas. Cuesta trabajo luchar por los ideales pero “el que no apuesta no gana”, hay que luchar por el amor y los ideales.

 

Volver