Pensamientos prohibidos


 

 

 

Estoy aquí

en la oscura soledad

de mi triste habitación

recostada en el sofá

recordando la pasión

con que tú me acaricias,

se estremece mi cuerpo

y a la mente me vienen

pensamientos prohibidos.

 

Fantasías eróticas

que me hacen temblar;

pasionales imágenes

que deseo vivir.

 

Son sueños prohibidos

que me hieren la piel;

pasiones intensas

de difícil control.

 

Yo los quiero vivir

contigo

solamente contigo.

 

Yo los quiero vivir

contigo

una noche de luna.

 

Yo los quiero vivir

contigo

aunque sean prohibidos.

 

 

Consuélame por Dios

 

En tus manos soy paloma

sin ganas de volar;

estoy triste esta mañana,

sin fuerzas para nada,

consuélame por Dios.

 

Ya las lágrimas me brotan,

me duele el corazón,

tengo espinas en el alma,

me hieren, me lastiman,

consuélame por Dios.

 

Consuélame por Dios

desolada amanecí,

consuélame por Dios

tengo triste el corazón.

 

Consuélame por Dios

necesito tu calor;

consuélame por Dios

con un poco de tu amor.

 

Tengo oscuro el pensamiento,

parezco día gris,

mi sonrisa está marchita,

el llanto me atormenta,

consuélame por Dios.

 

Ojos grises

 

Son tus ojos grises

como dos raíces

que se filtran en mi alma.

 

Que con sólo verte

se me agarran fuerte

y me alejan de la calma.

 

En tus ojos grises

están los matices

de la hermosa primavera.

 

Ay, amor yo quiero

que esos dos luceros

iluminen mi alma entera.

 

Mírame siempre con tus ojos grises

que parecen pedazos de mar;

mírame siempre con tus ojos grises

que me dicen palabras de amor.

 

Necesito que esa luz de tu mirada

me ilumine, me domine y me dé paz;

necesito tu mirada enamorada,

solamente tu mirar me hace feliz.

 

Página intermedia