LA “CABALÁN MACARI”,

PRIMERA SECUNDARIA

FEDERAL EN EL ESTADO


 

 

 

Luis Felipe Euán Salazar

 

En 1926, siendo presidente de la República el general Plutarco Elías Calles, se fundan en la ciudad de México las cuatro primeras secundarias del país, primer fruto de la Revolución Mexicana en el campo de la segunda enseñanza. En 1930 se extiende esta conquista a la provincia, fundándose las secundarias federales fronterizas de Matamoros y Nuevo Laredo, Tamps.; Piedras Negras, Coah.; Ciudad Juárez Chih. Y Nogales Son., con fines precisos de evitar la emigración de los adolescentes a las escuelas de los Estados Unidos.

En 1932 nace la escuela secundaria federal de Chilapa, Guerrero, en el interior de la República, inicio de una lucha por hacer extensiva la segunda enseñanza a todos los estados del territorio nacional. Y es en 1936 y 1937 cuando surgen las escuelas de Cuernavaca, en Morelos; Tlaxiaco en Oaxaca; Acámbaro en Guanajuato; Mexicali, Tijuana y Ensenada en el entonces territorio de la Baja California; la Paz en el territorio del sur, y Mérida, en Yucatán.

A partir de 1938, la mayoría de las ciudades empiezan a solicitar la creación de sus secundarias, extendiéndose este servicio a todos los estados, territorios y Fistrito Federal.

Campeche era la única entidad que hasta 1960 no contaba con una sola secundaria federal, razón por la cual, al ser nombrado el Prof. Eugenio Miranda Fonseca inspector general de segunda enseñanza de la IX zona del sureste, con sede en Mérida, se dio a la tarea de realizar las gestiones correspondientes ante la Dirección General de Segunda Enseñanza a cargo del Prof. Humberto Ramos Lozano para establecer la primera secundaria federal en el Estado, contando con el apoyo irrestricto del gobernador, licenciado y coronel José Ortiz Ávila.

El convenio suscrito entre la Secretaría de Educación Pública y el Gobierno del Estado  establecía que la mencionada institución se ubicaría en la ciudad de Hecelchakán, en consideración al “amplio espíritu de trabajo y colaboración de su ciudadanía”.

Es así como el 17 de octubre de 1961 se escribe en los anales de la historia de la educación de Campeche una de las páginas más brillantes y emotivas, ya que ese trascendental día selló la fundación de la primera Secundaria Federal en nuestro Estado, que ostentó desde esa fecha el nombre “Cabalán Macari” en honor de uno de sus benefactores.

La velada de inauguración se realizó en el cinema “Principal” (hoy cinema “Rojo”) de la localidad, siendo el Prof. Mirando Fonseca el encargado de hacer la presentación del personal docente, administrativo y manual, encabezado por el Prof. Rogelio Rivero Alvarado.

En los albores de su primera etapa la secundaria atravesó por múltiples vicisitudes, una época plena de sacrificios, que se fueron venciendo gracias al esfuerzo, la tesonería y la perseverancia de maestros y alumnos quienes daban lo mejor de sí mismo.

La escuela empezó a funcionar en los bajos del Palacio Municipal; los alumnos tomaban sus clases sobre un mobiliario improvisado con tablones que habían sido donados. Al crearse el segundo año hubo necesidad de utilizar el viejo cuartel adjunto al Palacio Municipal.

El costo del edificio escolar fue cubierto de manera tripartita con las aportaciones del Gobierno del Estado, de la familia Macari y del Patronato Pro construcción, integrado ex profeso. Los alumnos fundadores cooperaron voluntariamente con su trabajo material para levantar el edificio, que fue construido en terrenos comprados de la ex hacienda San José.

Cabe mencionar en renglón especial a los maestros fundadores, que no podían quedarse al margen, y con gesto noble sacrificaron sus primeros sueldos para satisfacer algunas de las muchas necesidades de la naciente institución.

La escuela tomó posesión del edificio actual durante el transcurso del año escolar 1963-64, y fue inaugurado por el presidente de la República, Lic. Adolfo López Mateos, en una de sus visitas al Estado.

En 2010 cumple 49 años desde la histórica fecha de su fundación. En la actualidad la Escuela Secundaria Federal “Cabalán Macari” es una institución de abolengo y prestigio; un baluarte en el quehacer educativo del Estado de Campeche y, particularmente, de Hecelchakán, como lo reza una estrofa de su himno:

 

Dejarás a tu paso una estela

que será la señal de tu gloria

y dará a Hecelchakán, magna escuela,

tu obra inmensa, un lugar en la historia.

 

 

Volver

 

Página principal