EL HUAY OSO O ESPANTO NOCTURNO


 

 

            En la noche profunda, cuando todos duermen, un ser fantástico ronda los parques y las calles de Hecelchakán asustando a la gente y chupando la sangre de los pavos, porque tiene una sed inagotable de venganza ya que nunca recibió apoyo para causar maldad a quienes consideró sus víctimas: es el Huay oso o el espanto nocturno.

En los últimos días ha circulado por nuestra ciudad la noticia de la aparición de una maléfica hechicera que practica la magia negra para convertirse en oso, perra o chango para asustar a quienes andan por las calles a altas horas de la noche.

Doña Margarita fue a las 10 de la noche a casa de su maestra que vive en la calle principal a recoger un cuadernillo para que presente examen y, al retornar a su casa que se encuentra por el barrio de Xcaltzó, se encontró a su vecina que estaba muy asustada y era atendida por sus familiares, ya que momentos antes había visto al Huay oso.

Relata doña Margarita que su vecina Valentina al entrar a su casa de huano para ir a ver a sus pavos, que siempre los metía por las noches en la cocina, vio de pronto una sombra que se deslizaba por atrás del refrigerador para salir a la calle, era la Huay oso que mató a todos sus pavos y les chupó la sangre. De la impresión a doña Valentina se le subió la glucosa, ya que ella es diabética y tuvieron que trasladarla al hospital del Seguro Social.

Esto pasó el viernes, el jueves también vieron a la aparición en el parque Bicentenario de La Quinta ya que se convirtió en perra para espantar a los vecinos, pero con tan mala suerte que se unió a un grupo de perros en celo que la revolcaron y dicen que la violaron y al día siguiente tenía raspones y golpes por todo el cuerpo.

La policía ya tiene conocimiento del Huay oso y no le ha disparado, aunque ha tenido oportunidad de hacerlo, porque saben que al matar a esta bruja se convertiría nuevamente en ser humano y se meterían en un gran problema al dispararle a una persona.

Dicen que la bruja es una maestra de Pomuch que realiza prácticas maléficas y ha hecho pacto con el demonio, ya que prometió entregarle a su hijo a cambio de darle el poder para transformarse en un animal nocturno y causar el pánico de la sociedad.

Su ambición por alcanzar mejores puestos de trabajo y obtener riquezas y joyas la impelían a tramar toda clase de acciones con tal de obtener lo que pretendía. No dudaba en mentir, difamar, usar pócimas para controlar la voluntad de las víctimas y hasta que pasaran a mejor vida sin que nadie se diera cuenta.

Empezó a convertirse en animales, porque le daba mucha satisfacción asustar a los transeúntes, se quitó de Pomuch, porque se reunieron y organizaron los vecinos y una noche al encontrarla la golpearon hasta hacerla huir. Dejó Pomuch y hoy aterroriza a la población de Hecelchakán.

Esta espeluznante aparición se rumora que ahora no quiere cumplir su pacto con el diablo, porque se ha arrepentido de entregarle a su hijo, y sale por la noche para que la gente la mate y con ello acabe el juramento que hizo.

Cierto o no, alucinación colectiva, fantasía o realidad, pero las historias de sus andanzas nocturnas ha corrido como la pólvora entre la gente del pueblo. El relato del Huay oso se une a las leyendas ya conocidas del Huay chivo y del Huay kekén de los que mucho se ha escrito.

 

Volver

 

Página principal