ENTRE LA TRISTEZA Y LA ALEGRÍA

(Diario de un adolescente)


 

 

 

Entre la tristeza y la alegría, hoy con algunos sobresaltos, pasando el día, cuatro de la tarde, póngome a escribir, con los cálidos rayos del sol en mi derredor, el aire abanicándome y el murmullo de los perros, del viento y de la gente unido a un recuerdo. Hoy me siento libre. Tratando de cultivar mi alma y mi cuerpo, siento que por el buen camino voy no importándome los demás

Una angustia siento dentro de mí que a cada momento estoy nervioso, son ciertas crisis que cada indeterminado tiempo se apodera de mí, que me llega a insensibilizar tanto que para poder soltar todo esto que me reprime escribo o pinto, alguna tarea dentro de la casa realizo, etc.

Este que es mi último año de preparatoria he mejorado notablemente en comparación con los 3 años anteriores, buena causa de ello lo ha tenido mi primer sueño realístico, que aunque fracasado, dejó en mí el deseo de lograr más todavía, de luchar aún con más fuerza por alcanzar lo que me propongo.

En la escuela trato de hacer las cosas bien, y hay algunas chicas lindas; todo cambia cuando estoy allá y cuando llego, son dos mundos totalmente diferentes, ya la ciudad me empieza a gustar.

Sábado 17 de enero de 1981

 

LA VIRTUD Y EL AMOR TRIUNFAN SIEMPRE

 

Con las manos vacías y el corazón sangrante vuelvo a casa anidando en mí la aversión y el rencor a mis semejantes. Los he de aplastar, de humillar, sin tocarlos siquiera, por sobre todas las cosas la virtud y el amor triunfan siempre; el que ríe al último ríe mejor.

Los días felices se van, la juventud se va, las metas inalcanzables son, el despertar ente el mundo es descubrir por primera vez que la luz del sol ilumina y deslumbra, penetra y quema, devora todo lo que a su alcance está.

Sábado 31 de enero de 1981

Volver