EN PENUMBRAS SE BAJÓ AL CRISTO


 

  La bajada del Señor de la Salud de su nicho para ponerlo al alcance de los fieles es el ritual que da inicio a las festividades de la Expo Feria Hecelchakán 2011. La iglesia estaba completamente llena y mucha gente estaba de pie pues querían ser participes de este acontecimiento religioso muy significativo para la grey católica.

A las siete de la noche dio inicio la solemne misa y todo transcurría normalmente con el programa establecido, la bienvenida del sacerdote, los cánticos en coro de todos los presentes. El párroco mencionó en su sermón la importancia de la salud mental de los fieles, ya que era necesario tener una mente despierta y dispuesta a entender las palabras del Salvador.

El coro de los fieles aunque solemne alegraba el rígido esquema de la misa. Se llevó a cabo la ceremonia de la consagración de la eucaristía y cuando ya se hacían los preparativos para bajar al Cristo de su nicho…se fue la luz.

La iglesia quedó en oscuridad y en penumbras, momentos antes se había desatado un torrencial aguacero con relámpagos que fue mitigando el gran calor que se sentía desde días atrás. Los custodios recorrían la iglesia buscando la instalación de los fusibles, y así se quedaron todos los presentes esperando ver qué iba a ocurrir.

Por la puerta y las ventanas de vitrales de colores se podía ver que la lluvia redoblaba su torrencial aguacero y los relámpagos alumbraban por instantes la oscuridad del interior. Lo curioso del caso es que la luz únicamente se fue dentro de la iglesia ya que la plaza principal estaba iluminada.

En medio de las tinieblas se me vino a la mente los tres días que Jesús estuvo en su sepulcro, quizás estábamos compartiendo esos momentos. Recordé las explosiones de los reactores de Fukushima y la radiactividad que se arrojaba a la atmósfera y al mar. Pensé en todos esos trabajadores valerosos que luchaban por estabilizar las barras de uranio, ¿cuántos contraerán cáncer en el futuro? Muy lamentable que con tecnología dañina se ponga en riesgo la vida marina, el medio ambiente y la vida de la humanidad. Los gobiernos están jugando a proveer energía con veneno radiactivo que en cualquier momento ha de explotar.

Pensé en las dictaduras árabes que están siendo demolidas por la falta de libertad para los pueblos. La riqueza para unos cuantos y el trabajo despiadado y el hambre y la pobreza para la población. Tienen que resquebrajarse los dictadores. La libertad no puede quedar en manos de un solo hombre y una oligarquía.

Pensé en las reformas en México, que ahora los diputados y senadores podrán reelegirse. Se olvidaron de la historia y de los principios de la Revolución, “Sufragio efectivo no reelección” es el principio histórico que dejó la muerte de los revolucionarios. El sistema político está pisoteando nuestra historia y las enseñanzas que nos han dado nuestra Independencia y nuestra Revolución.

Dejé de pensar porque seguía lloviendo y la gente ya estaba inquieta, pues no sabía si bajarían al Cristo o lo dejarían para el día siguiente. En ese momento un trueno explotó con un estruendo poderoso, el rayo había caído en la torre del palacio municipal. Parecía mal presagio tantos acontecimientos.

En medio de la oscuridad y con algunas lámparas de mano se bajó al Cristo de la Salud de su nicho y se colocó en su pedestal para que los fieles pudieran tocarlo, se formaron dos largas filas y empezaron a pasar lentamente. En ese momento volvió la luz y la sonrisa de los presentes recobró la calma. La gente se empezó a retirar mientras los fieles seguían ungiendo al Señor. La lluvia ya había pasado dejando una noche fresca. Afuera las estrellas alegraban el jueves 28 de abril de 2011.

 

Volver