ES DICIEMBRE


 

 

 

 

Es diciembre, hace algo de frío, la noche tranquiliza el espíritu, hay gente en la calle, comprando, paseando, en actividades cotidianas. Respiro, respira la vida, escucho las noticias, de cuando en cuando pasan los antorchistas con sus sirenas, se escuchan voladores, es tiempo de las novenas.

 

El descanso es necesario, dejar por unos días el trabajo que nos sustenta, sentir el viento frío, el beso de la noche; el cambio de poderes políticos cambia el devenir del Estado, del país, México confía mejoren las circunstancias sociales. Se festeja a la virgen de Guadalupe, se respira la navidad, se olfatea en la atmósfera, vendrán los aguinaldos, las compras.

 

¿Quién duerme cuando es de día y quién trabaja cuando dormimos? Al caminar se proyecta una sombra, a veces larga a veces corta, en esa silueta también estamos, somos luz y sombra.  Respiro, meto las manos en la noche y palpo siluetas, alguien fuma allá en el fondo, la oscuridad también tiene presencias femeninas.

 

En los países europeos cae nieve, en Nueva York, Los Ángeles, el Popocatépetl, la nieve cubre los árboles y las calles; los adornos navideños, los proyectos, las luces de colores, duerme el alma, respira la vida.

 

La noche me ensombrece, duermo, transcurren las estrellas, amanece un nuevo día, una moto pasa, hay calma, las noticias informan que el avión donde viaja Jenny Rivera se desplomó y murió, Juan Manuel Márquez noqueó al filipino Manny Pacquiao, concluyó el Teletón, fue un éxito.

 

Mi cámara fotográfica se descompuso, es un problema. La tarde es serena, dorada, se escucha el tráfico. Me gustan los números cinco, nueve y trece. A todos nos gustan las tiendas de autoservicio. Fuera de mi ventana está el paisaje urbano, la gente pasa, se escucha el ulular de las sirenas de los guadalupanos.

 

Bueno, hoy no es mi mejor día, ojalá mañana sea mejor, pasa una muchacha, es domingo, viaja mucha gente, cae la tarde, pronto prenderán las estrellas. Lamento que los pájaros negros revoloteen en mi alma.